Los clientes guían tu negocio si les escuchas

Lo has adivinado, he cambiado el texto que ponía en el banderín.

Fue por casualidad, nada de marketing. Yo era diseñadora pero no estaba trabajando en un estudio como hacían mis colegas de profesión. Me había cambiado de ciudad a pequeño pueblo y me disponía a trabajar de otra forma. Estaba en contacto con un sector emergente, las bloggers y pequeñas emprendedoras, les hacía un tipo de trabajo que para mi era sencillo: poner bonitos sus blogs. Las ventajas de trabajar con ellas eran muchas: había mucha demanda, y aunque el precio de los servicios de diseño para bloggers no podía ser alto, pagaban siempre (el dinero era suyo y no podían escudarse bajo el presupuesto de una empresa) y la conexión con ellas era personal y motivadora. Los trabajos eran concretos y cortos, así que resultaba muy dinámico y fluido.

Era el principio de la crisis y mientras tanto en los estudios tradicionales empezaba a no llegar el trabajo. Las estructuras de trabajo de diseño complejas arrastraban y dejaban sin cobrar a diseñadores, impresores y proveedores.

Por suerte para mi, había dado con un nicho de mercado que me encajaba como un guante. Seguí haciendo algunos trabajos de diseño clásicos, porque eran la forma tradicional de trabajo de un diseñador. Algunos venían de algunas clientas que montaban su empresita e iban necesitando cosas más avanzadas. Llamé Meisi a mi marca.

Me pegué bien a las necesidades de este creciente sector blogger, las escuchaba, y por eso me di cuenta de que ellas no podían depender de mí, no podían pedirme el diseño de cada banner. Así que empecé a enseñarles a hacerlo. Entonces empezaban tímidamente a aparecer cursos online. Saqué dos cursos a medida de mis clientas, uno para aprender a mantener la imagen de su blog y otro para transformar sus Blogger, que era la herramienta de moda. También vendí kits de piezas de diseño prediseñadas pero editables para que ellas los personalizaran. Todo a la medida de mi público. Luego llegaron los cursos de Photoshop, marca personal, diseño de materiales impresos y publicaciones digitales y diseño web.

Yo estaba encantada, mi trabajo era escuchar y adaptarme. Algo totalmente nuevo para una diseñadora.

Atenta al primer aviso

Sin embargo, tardé en darme cuenta de que mantenía entre mis clientas y alumnas a personas con perfiles muy diferentes. Principiantes recién llegadas, alumnas con experiencia y conocimientos avanzados (después de tantos cursos y años de rodaje su nivel ya era alto), clientas con empresitas necesitando diseño y algo más. Personas sin presupuesto, con presupuesto… todas reunidas en mi lista de correo, y yo trabajando para todas.

Estaba empezando a formarme en marketing , me di cuenta que aquello no era sostenible y pregunté, pedí consejo. Nunca olvidaré una reunión con Marketing Expresso en la que me dieron una clave: diferentes públicos necesitan diferentes marcas.

Cada marca tiene su manera de comunicarse con su específica comunidad. Y desarrolla un marketing a su medida que quiere servirles de la mejor manera, con su tipo de lenguaje, con su branding, con sus acciones. No podía tenerlas todas juntas y hablarles de algo que interesase a todas.

Vi claro que tenía por un lado, principiantes, bloggers por hobby y emprendedoras en fase de descubrimiento, prácticamente sin presupuesto. Por otro, personas que ya habían empezado su camino pero su presupuesto estaba justito. Necesitaban invertir en aprender cómo hacer todo para su pequeño negocio. Y por último, aunque menos, también llegaba el cliente tradicional con empresa y necesidad de invertir en su diseño.

Pensé en dos marcas. La original y conocida Meisi, se quedaría con los dos primeros grupos. Para ellas cursos y recursos de diseño. Y los encargos de diseño clásicos iban a necesitar un estudio de diseño. Por eso creé laClaire para branding y diseño web.

Guay todo, ¿no? Ya estaba todo más organizadito.

Pues no, ¡porque entonces es cuando llegó la crisis para mi!.

ARG TOTAL

Igual que les pasó a mis compañeros hace 8 años cuando sus clientes ya no querían lo que siempre habían querido, ahora me toco a mí sentir que mis clientas ya no querian/necesitaban lo que estaba haciendo.

Estos fueron las situaciones clave que se fueron poniendo en evidencia una a una:

  • Mis clientas han hecho mis cursos y ya saben bastante de diseño, pero  sus negocios no siempre están ingresando. Necesitan marketing más que diseño.
  • He preguntado mucho a mi lista de suscriptores y sé que a estas alturas necesitan consultas personalizadas, pero para dar ese servicio no me salen las cuentas, es caro para ellas.
  • La gente está harta de cursos, saturada, hay quien se ha pegado atracones. Hay quien no los llega a usar por buenos que sean. Ya pueden ser maravillosos que va a costar bastante venderlos porque la demanda ha bajado mucho.
  • Para que mis cursos de diseño sigan vendiéndose han de conocerlos mucha mas gente que no sabe ni que existen.  Necesitan mucho marketing alrededor de ellos. Y además es difícil por lo que pongo en el punto anterior.
  • Por alguna razón, servicios super útiles como WordPress Express (hace tres años fue un éxito) en la que yo montar tu web en tiempo record, ahora no interesan nada. No acabo de entender la razón, pero puede deberse a que ya he enseñado yo misma bastante sobre cómo hacer webs rápidas y prácticas y que las plantillas ahora dan menos miedo de comprar y usar.

Qué bonito y claro queda en una lista. Pero la verdad es que han sido dos años de dar muchas muchas vueltas, de no entender lo que pasaba, de no conseguir coger distancia. Al principio lo fastidié  porque quemé las ventas de mis cursos ofreciéndolos mucho, algo que luego se ha vuelto en mi contra, por supuesto. Tan solo cuando he soltado lo suficiente para ver con perspectiva y admitir que no entendía que podía pasar, cuando dejé de presionar, se me ocurrió una forma de hacer tres cosas de las que había perdido la capacidad.

¡Y la solución!

La idea se llama MeisiClub y esas tres cosas son:

  • Dar un precio adecuado a todos.
  • Seguir enseñando porque habían muchas preguntas aún.
  • Atender consultas personalizadas

Meisi Club, es un servicio de suscripción mensual de contenidos de diseño (videotutoriales y audios) a un precio  de 10€/mes. Crece todo el tiempo, publico un videotutorial nuevo cada día. Los miembros pueden pedir que yo explique dudas concretas de diseño o marketing, por eso va más allá de la temática cerrada de un curso.

Para facilitar que las personas que no me conocen de nada se acerquen y conozcan los contenidos, hay un mes gratis de prueba. Ahora lo que necesito es hacerlo crecer, que más y más personas lo conozcan.

Así que en este punto me encuentro. ¡Ahora tengo que trabajar MUCHO para que el número de suscriptores aumente! Me ayudarás si compartes o hablas de MeisiClub a alqguien a quien le pudiese venir muy bien.
¡Muchas gracias!

¿TE HA GUSTADO EL POST? ME ENCANTARÁ QUE LO COMPARTAS
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Conoce Meisi Club.
Diseño cada día por 10/€ mes

Meisi Club es un servicio de suscripción mensual en el que podrás acceder a videotutoriales y podrás permanecer el tiempo que quieras.

6 Comments

Post A Comment