Lo que debes saber antes de diseñar 1

Bienvenida al curso de diseño de marca personal. ¡Tendrás muchas ganas de diseñar tu nueva marca! Estoy deseando contarte un montón de cosas.

Lo primero es que no vamos a empezar a diseñar aún. He dividido el curso en dos partes: Antes de diseñar y El diseño de tu marca.

Vamos con ello.

Antes de diseñar

En otros tiempos si alguien me encargaba un diseño de marca, yo diseñaba la marca. Simplemente. Pero desde hace unos años las marcas están todas en internet y no solo necesitan un diseño gráfico que sea el adecuado: necesitan poder ser encontradas en la red. Que se destaquen, que se reconozcan.

¿Esto no puede hacerse a base de buen diseño? La respuesta es no. Una preciosa y bien conseguida marca puede morirse de aburrimiento en el fondo de los fondos de internet sin que nadie llegue a apreciar toda su valía. Y lo que es peor: el trabajo que representa, el negocio que allí está inscrito, quedará oculto también.

Suelta tu página web en internet, espérate a que la gente la conozca y verás que… no pasa nada. En los años 2005-2009 más o menos, cuando había menos blogs y menos pequeños negocios como los nuestros, todavía era posible dejar caer tu blog en internet y disponerte a escribir mucho y trabajar bonito. Había muchas posibilidades de que se fuera viendo y de que, si realmente era bueno, se hiciese justicia y tuviese mucha difusión. Me puedo imaginar cómo debieron ser los principios de Etsy, cuando no había demasiadas tiendas. Si una persona pasaba un rato navegando allí, era muy posible que viese tu tienda, que hablase de ella en su blog etc. etc. ¡Mucho más fácil, sin duda!

Pero volvamos al presente: no solo hay muchísima gente levantando blogs y webs y pequeños negocios, sino que puede que de tu mismo gremio haya muchas personas con ideas e iniciativas muy parecidas a la tuya.

Cuando reúnes el valor necesario para lanzarte ahí fuera lo haces un poco escéptica porque sabes que destacar en medio de esa jungla va a ser duro.

Hace unos meses trabajé con unas clientas que llevaban muchos años dedicándose a la repostería y no les iba mal, pero observaban con estupor que otras, recién llegadas al negocio, hacían mucho más ruido y eran mucho más conocidas (con libro propio, entrevistas en la radio…); no podía ser que fueran más expertas que ellas, pero era un hecho que sus negocios sobresalían y el de ellas se iba quedando atrás. Me buscaron porque querían que les ayudara a cambiar un diseño que ya estaba obsoleto: verdaderamente, con esa imagen no se podía dar la impresión de ser una empresa moderna y actual.

¿Pero iba a ser suficiente con un cambio de imagen? Como diseñadora y conociendo sus problemas, me sentía incapaz de darles el diseño que me pedían y ya está. Porque sabía que la situación apenas iba a mejorar.

Hace un par de años que asisto a cursos de marketing y me formo en esta disciplina. Si me lo dicen hace un tiempo no me lo creo, porque el marketing era algo que simplemente no me interesaba y lo relacionaba mentalmente con vendedores trajeados. Pero nada más lejos: los tiempos han cambiado tanto que hacer marketing significa simplemente que tú misma tomas una serie de decisiones para llevar tu negocio al público adecuado. Tu misma, sin traje de chaqueta ni nada.

Esa es la parte que necesitas conocer además del diseño y sin la cual va a serte muy, muy difícil levantar el vuelo. Porque te vas a quedar dependiendo de la suerte y la casualidad: ¡algo inaceptable cuando se trata de nuestro modo de ganarnos la vida!

Ahora, cuando recibo un encargo de diseño, me intereso deliberadamente en la historia que hay detrás y suelo encaminar a mi cliente a un experto como Deb de OyeDeb, Franck de Lifestyle al cuadrado o Marie Forleo de BSchool. Todos ellos tienen magníficos blogs llenos de información que vale muchísimo dinero. Y todos ofrecen regularmente cursos para formarte si lo así lo decides.

En este curso voy a hablar de este eslabón perdido para que en el momento de diseñar tu imagen de marca lo hagas sobre la base del marketing. Ese es el tema de la primera parte del curso: Antes de diseñar tu marca personal.

¿QUIÉN ERES TÚ?

Vamos a reflexionar y pensar antes de ponernos manos a la obra. El objetivo del marketing es que te pongas ante tu público ideal para que puedas comunicarte con él y venderle tus productos.
Pero antes de “vendernos” vamos a hacer el movimiento más importante de todos: averiguar quiénes somos.
Se trata de construir una identidad que sea reflejo de tu personalidad. Piensa: todos somos diferentes unos de otros. Esa diferencia, ese enfoque de tu trabajo, el tuyo, el que solo haces tú, es el que te va a guiar para construir este armazón-base. El punto de vista que debes adoptar es: tengo que construir una identidad para mi negocio basada en mi personalidad.

¡FUERA COMPETENCIA!

Esta reflexión que parece tan simple (“¿quién soy yo?”) lleva dentro de sí una enorme ventaja: elimina la competencia por sí sola. “¿Cómo?”, te preguntarás.

Internet es un vasto océano; somos millones de personas ahí fuera, somos muchos compradores para las marcas. Pero reflexiona: no necesitamos miles de clientes para nuestro negocio; necesitaremos medio millar tan solo, quizá menos. Queremos que lo encuentren solo esas personas que
van a disfrutar de nuestro producto, personas que van a quedar encantadas contigo. Esa cantidad de personas que se van a volcar en tus cosas puede que “solo” llegue a unos pocos cientos…

Otros negocios con un producto similar atraerán a otros cientos de clientes, pero serán otros clientes diferentes. Porque hay muchas personas ahí fuera y hay sitio para todos.

A unos nos atrae más el enfoque que tú le das a tu producto, tu manera de comunicarte y tu imagen; y aunque sabemos que existen más personas que venden algo parecido a lo tuyo, nos quedamos contigo por ser como eres. Con esa personalidad tuya que es la que nos cuadra.

Así que el quid de la cuestión está en marcar claramente esa personalidad y que ella dirija nuestras acciones. Vamos a atraer a ciertas personas y no a otras. Y eso está bien.

Intentar atraer al mayor número de gente así a mogollón no tiene sentido. Tiene sentido no querer atraer a todos.

Ser más genérico o neutro para abarcar más público es perder nuestro más preciado don para hacer negocios: nuestro rasgo diferenciador.

Conoce Meisi Club.
Un videotutorial de diseño cada día por 10/€ mes

Meisi Club es un servicio de suscripción mensual en el que podrás acceder a videotutoriales y podrás permanecer el tiempo que quieras. Suscríbete a mi newsletter para poder pedir contenidos.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.