Lo que debes saber antes de diseñar 2

¿Dónde está la personalidad?

Entendido: tengo que basar mi negocio en mi diferencia para plantearlo, enfocarlo y darle vida propia.
A veces esto resulta fácil porque nos viene casi dado de antemano: nuestro enfoque está muy claro desde el principio porque ya tenemos un punto de vista muy personal y distinto. Imagina por ejemplo que te dedicas a una repostería de temática no dulce, basada en un universo más duro – en el mundo de los tatuajes, quizá (¡no sé si esto es siquiera posible!). Tu oferta sería tan marcadamente propia que el punto de partida no dejaría lugar a la duda.

Desde luego que esto solo ocurre raras veces. Te lo digo por experiencia: yo no he podido encontrar la manera de diferenciarme hasta que no he rodado unos años y poco a poco se me ha ido “revelando” quién soy yo aquí. ¡Pero tranquila, que no es preciso hacerlo como yo!

Si no tienes claro dónde está tu rasgo personal, te propongo que te hagas esta pregunta:

 

¿Estoy creando un negocio sobre un tema que controlo y que conozco?
Entonces seguro que tu manera de trabajar en ello, tu punto de vista sobre el producto es lo que va a hacerlo diferente.

Si no has andado aún lo suficiente como para saberlo con certeza, esta idea te va a ayudar a concretar un poco más.

Piensa desde el final

Esta técnica la aplico en mis trabajos desde hace mucho tiempo. Se remonta a la época en que tenía una niñita de pocos años y un bebé de teta y no sabía de cuánto tiempo disponía cada vez que me sentaba delante del ordenador. Así que en los largos ratos amamantando al pequeño me imaginaba lo más aproximadamente posible cómo quería que quedase mi diseño; cuando por fin llegaba al ordenador, podía ir al grano y ganar así bastante tiempo para otras cosas.

Cuando diseño para un cliente –después de haber estudiado bien su caso, claro–, dedico el tiempo que haga falta a imaginar cómo quiero que quede ese diseño a nivel de estilo y de aspecto. Este trabajo previo es muy, muy práctico y me evita estar dando muchas vueltas para llegar al fin adonde quiero.

Aplicándonos a nuestro caso, podríamos empezar a imaginarnos ese negocio que vas a montar como si estuviese ya creado.

Sí, da un poco de miedo; pero créeme, es difícil llegar a algún lado si no sabes a dónde quieres ir. Definir ese punto, verte a ti misma dirigiendo el negocio ya montado te será de gran ayuda.

Busca y encontrarás

En tus paseos por internet vas a encontrar cosas divinas, bellísimas. Quiero que abras Evernote o cualquier otro lugar adecuado para guardar enlaces e imágenes. Recoge aquí aquellas páginas/blogs que te transmitan lo que tú quieres transmitir: un gran impacto estético, confianza en la persona que está detrás, un universo gráfico muy bien articulado, buen nivel de conocimientos en el tema que se trata…

No hace falta que selecciones solo ejemplos de tu sector. El objetivo de este análisis es conocer qué elementos gráficos y no gráficos transmiten lo que tú deseas transmitir.

Una web te puede fascinar porque…

Sientes que lo lleva una persona que da confianza: ¿qué elementos en concreto se han utilizado para darte esa sensación?

  • Los artículos que se ofrecen tienen una buena cantidad de comentarios.
  • Puedes ver una fotografía del autor; una fotografía buena, hecha por un fotógrafo profesional.
  • Hay testimonios de personas que han trabajado con él y hablan fenomenal.
  • Leyendo su web y sus posts puedes ver que es una persona que conoce su terreno, una persona a la que, llegado el momento, le comprarías un producto o un curso.

 

Sientes que detrás hay una persona que sabe mucho de lo suyo, un experto: ¿gracias a qué elementos te has dado cuenta?

  • Has leído artículos muy interesantes en su blog.
  • Enfoca de manera diferente y propia su tema de conocimiento.
  • Reconoces una personalidad activa detrás de todo ello.
  • Sus posts son entretenidos y quieres leer más. Pasas un buen rato navegando en su blog.
  • Esa persona /negocio suena aquí y allá.
  • Los testimonios que te comentaba antes te hacen pensar que lo que vende/enseña es de calidad.

 

No has tenido la oportunidad de comprar sus productos pero te queda claro que son buenos: ¿gracias a qué elementos te has dado cuenta?

  • Los productos tienen una fotografía de calidad.
  • Las fotografías tienen todas un formato unificado: mismos fondos, mismo estilo fotográfico.
  • Hay fotografías grandes y puedes ver en detalle de qué se trata.
    Los productos están bien clasificados en apartados que tienen sentido.
  • La selección es muy atractiva, están bien escogidos.
  • Hay un número suficiente para que no se vea vacío.
  • La estética de la tienda está llevada con rigor y no de manera infantil o caprichosa (no quiero decir que sea aburrida y no tenga color, yo sé que me entendéis). Si estamos hablando de dejar tu dinero en un sitio que hasta ahora desconocías, esto es fundamental.
  • El precio se percibe claramente y el proceso de compra no es complicado.

 

Su estética es justo la que a ti te fascina: ¿por qué?

  • Utiliza tus elementos de diseño favoritos, tus colores favoritos, el look que te fascina.
  • El diseño, las ilustraciones, la elección de las tipografías… todo desprende calidad.

 

Te estás dando cuenta de que te ha atrapado hasta en la estética… Esta web es justo para gente como tú.

Conoce Meisi Club.
Un videotutorial de diseño cada día por 10/€ mes

Meisi Club es un servicio de suscripción mensual en el que podrás acceder a videotutoriales y podrás permanecer el tiempo que quieras. Suscríbete a mi newsletter para poder pedir contenidos.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.