Lo que debes saber antes de diseñar 6

¿Por dónde empezar?

Entrenamiento visual
Nada como ver buenos ejemplos de imagen para ir creándonos una cultura visual y sobre todo para adquirir criterio. Después de conocer las características de un buen logotipo nos resultará más fácil obtener una cultura gráfica.
¿Sabías que todo lo que diseñamos hoy en día tiene sus raíces a finales del siglo XIX y principios del siglo XX? En los años 30 ya estaba prácticamente todo definido en este campo. Y en los 50 creo que todo-todo. Fueron años fascinantes no solo para el diseño gráfico; también    en arquitectura e interiorismo se creaba de forma ultra moderna.

Si lees Pioneers of Modern Graphic Design podrás conocer a los padres del diseño gráfico y contemplar sus creaciones. Es una de las mejores recetas para aprender a diseñar. Es mucho más interesante e instructivo basarse en estos pioneros que en la última tendencia de moda.

El capítulo siguiente, es una recopilación de enlaces y referencias donde encontrarás buen diseño gráfico. Quiero que ahora mires diseño del bueno. Mucho, todo lo que puedas.

El entrenamiento visual se queda para siempre; te acostumbrarás a valorar las gráficas de aquí y de allá y el criterio que así obtendrás te resultará muy útil no solo al hacer el diseño de tu marca, sino también para el desarrollo y transformación de tu imagen a lo largo de su vida.

Volvamos a nuestras webs favoritas

Ya hemos seleccionado, pues, una serie de webs que transmiten valores que queremos para nuestra marca.
Vamos ahora a hacernos otras preguntas:

Esta imagen que tanto me fascina…

¿Qué estilo tiene? Puede ser austera, cosmopolita, delicada, dulce, retro, a la última tendencia…
¿Con qué elementos lo transmite? Con esa tipografía; con esa combinación de colores; con esa composición de elementos; con esa cantidad o ausencia de adornitos…

Cada estilo tiene unas convenciones gráficas propias.
Si simplificásemos mucho podría decirse que…

Para ambientes clásicos

-colores sobrios + dorado.

-tipografías clásicas (con serif y  script).

-composiciones centradas, no atrevidas.

-imágenes clásicas.

Para ambientes handmade
-tipografía hecha a mano.

-colores alegres, naif.

-trazos manuales, acuarelas.

-composiciones moderadas.

-imágenes inocentes, cute, naif, ilustración.

Para ambientes racionales y minimal

-tipografías sans serif.

-colores sobrios. Uso del negro.

-no hay elementos superficiales.

-composiciones sobrias y racionales, minimalistas.

-sin sorpresas.

-imágenes sin estridencias, correctas.

Ambientes muy creativos

-colores contrastados y alegres.

-tipografías combinadas, tamaños diferentes entre sí.

-composiciones atrevidas rompiendo esquemas.

-Imágenes rompedoras; encuadres extremos.

Las tendencias del momento pueden situarse en cualquiera de estos estilos o en una mezcla. Ahora se lleva el minimal/racional.

Es muy práctico dominar estos estándares. Nos interesa entender por qué transmite lo que transmite una imagen. Estas convenciones están tan asentadas en nuestro cerebro que merece la pena aprovecharlas y no transgredirlas.

¿Cómo enfoco  mi marca?

En este punto es necesario que hayas hecho el trabajo previo de averiguar cuál es tu rasgo más personal y también cuál es el público al que te quieres dirigir.

Piensa: ¿qué tipo de imagen es la que mi público objetivo estaría encantado de visitar?

¿Te identificas con un universo muy actual?
Mira las tendencias imperantes. Pero tienes un reto: tu logo ha de estar por encima de estas tendencia de hoy o quedará obsoleto pasado mañana. Te sugiero un logo muy neutro y que hagas hincapié en el resto de elementos de comunicación: fotografías, página web, lookbooks… Éstos  pueden adaptarse a las últimas tendencias e ir cambiando con ellas. ¿Consigues ver aquí la relación entre marca y logotipo?
Fíjate en las tipografías que transmiten los valores que quieres para tu marca.

¿Te identificas con un universo clásico?
Bucea entre gráfica de finales del XIX y principios del XX, no te equivocarás. Imprégnate de las composiciones más utilizadas y de las tipografías.

¿Es un universo muy femenino?
Encuentra tendencias que apuesten por este toque y desglosa sus elementos.

Hagamos un moodboard

Te propongo un ejercicio encantador: crear un moodboard para tu marca. Puede que ya sepas que un moodboard es una reunión de imágenes, colores, texturas, tipografías, etc. que sintonizan con el ambiente representado en nuestra marca.

La forma más práctica de crear un moodboard consiste simplemente en ir a Pinterest y crear allí un tablón o board con dichas imágenes. Luego las puedes ver juntas allí mismo, aunque muchas personas preferimos separar esas imágenes y crear un collage en Photoshop.

Solo tres pasos
Recorre estas etapas para crear un logo de aspecto profesional:

1. Básate en lo que ya está probado
Vamos a aprovechar las convenciones existentes para conseguir nuestro estilo. Fíjate en buenos logos de estilo clásico y hazte preguntas:

-¿Qué relación de tamaños establecen entre las tipografías y entre las líneas de texto del logo?

-¿Está el texto junto, separado?

-¿Cómo colocan el texto, centrado quizás?

-¿Cómo colocan el símbolo, arriba del todo, abajo?

-¿Hay algún elemento gráfico que está ayudando a dar estilo (líneas, orlas…)?

En un logo clásico es fácil que lo encuentres todo muy equilibrado y centrado. Reproduce el mismo esquema y no arriesgues.
Busca esas tipografías y úsalas.

La utilización de convenciones que nos garanticen un aspecto profesional es fundamental, porque no eres un diseñador profesional y no es momento de inventar la rueda.

2. Crea el foco en un solo lugar
Piensa: ¿qué prefiero, que el estilo lo marque un símbolo o dibujo, o la tipografía? Una de dos.
Tienes que decidirte a dar más relieve a un solo punto focal: un símbolo; una tipografía muy gruesa; algún lugar donde la vista se pose inmediatamente. A la vista le gusta esto; no le gusta vagar de un elemento a otro porque “canten” todos por igual. Intenta que haya un elemento que mande y otros subordinados a él. Pueden acompañar al protagonista elementos a base de tipografías neutras, tamaños más pequeños o colores más claros.

Una vez decidido esto, usaremos el color como un gran apoyo para lograr el look deseado.

Esta forma de proceder nos va a garantizar claridad y por tanto simplicidad.

3. Pon a prueba el resultado

Cuando tengamos nuestro logo casi decidido debemos ponerlo a prueba. Si hemos de elegir entre más de uno, el que mejor se comporte al reducirlo en diferentes tamaños y convertirlo a una sola tinta será el ganador.

Si vas a hacer el Curso de diseño de materiales impresos y no impresos, te recomiendo que lo leas antes de ponerte con el diseño de tu marca personal porque te va a dar una visión más completa de la imagen de marca.

* * * * *

 

¿Qué tal ha sido esta travesía? Había más tela que cortar de lo que parecía ¿verdad?. Como ves no te he dado fórmulas para diseñar un logo, porque creo firmemente que se aprende con entrenamiento visual, y a través de preguntas como las que planteo en el último bloque. Yo aprendí así, en mis estudios no había Diseño Gráfico, lo aprendí al ponerme a trabajar mirando libros de diseño americanos y japoneses. Muchos, muchos. Eso me entrenó el gusto. Ningún profesor me dijo se hace así. ¡Y menos mal!

En el momento que hayas aclarado las cuestiones que te planteo podrás ponerte a diseñar. Tendrás muchas ganas de ver los videotutoriales. Pero una vez más te recomiendo que los mires con la cabeza puesta en tu proyecto y con  las decisiones tomadas, para que te aprovechen de verdad los pasos que vienen a continuación. Disfruta de estos recursos:
Por cierto no te pierdas los enlaces que te he preparado en el siguiente capítulo.

¡Disfruta el camino!

¿TE HA GUSTADO EL POST? ME ENCANTARÁ QUE LO COMPARTAS
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Apúntate a Meisi Club.
Diseño cada día por 10/€ mes

Meisi Club es un servicio de suscripción mensual en el que podrás acceder a videotutoriales y podrás permanecer el tiempo que quieras.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.