Las tendencias y tú

Las tendencias omnipresentes

¿No te sientes en un mar de imágenes de piñas, mesas con objetos preciosamente dispuestos, frases inspiradoras, fotos de pequeños cactus en maceta, mesas con iMacs y objetos de escritorio dorados, tipografías manuscritas, fotos con doble exposición, cucuruchos de helado, manos con objetos fotografiados con una pared lisa de fondo, hojas de esa planta llamada monstera…?
Todas estas cosas son bonitas, pero piensa bien si vas a elegir estos motivos para acompañar a tu marca en tus redes, blog o web. No son precisamente lo más personal. ¿Crees que conectan con tu especial y específica personalidad? ¿o son patrimonio de todos en general?

Al principio todo era mucho más simple

Estos temas son lo mío y disfruto dándole a la cabeza y pensando qué pasa con todas estas cosas del diseño, la gente que diseña al tuntún, y el resultado de todo mezclado.

Pienso, que hace como 7 años tan solo, el diseño en el mundo de los emprendedores daba un poco igual, era una cuestión de escoger estampados, colorines monos e ilustraciones vintage. Alguna puntilla y todo junto tenía un punto gracioso. Acompañado de contenidos interesantes, funcionaba perfectamente bien. La razón es que habían pocas personas atrevidas a contar y enseñar cosas. El diseño no era algo que podía decidir demasiado. Pesaban más los contenidos.

En aquellos momentos se empezó a poner de moda todo lo que los pioneros en gráfica, digamos dulce, las aficionadas al scrapbooking, empezaban a vender y mostrar. Miles de detalles decorativos que todos aprendimos a emular. Yo creo que ellas nos nutrieron a gran parte de lo que empezabamos en el diseño de blogs. Por otro lado estaban los incipientes blogs de decoración que traían tanto colores y estampados geométricos, fuertes y caprichosos, como la otra gran protagonista, la línea nordica, con sus grises combinados con tonos delicados y sus líneas sencillas.


Todo se empieza a pasar de rosca

El personal empezó a tomar nota. Apareció Pinterest y aprendimos a verlo todo junto y darnos verdaderos atracones gráficos. A esas alturas ya quien más y quien menos ya conocía un buen puñado de tipografías por sus nombres, sabía que Pantone son referencias de color y que Photoshop hace maravillas. Empezaban a estar pasados los bigotes, cuernos, y aparecían ya los cactus y piñas. La cosa ya no tenía freno: tendencia tras tendencia, ¡los bloggers ya no daban abasto a procesar tanta información gráfica!

Pero mientras todo esto nos iba deleitando y mareando a partes iguales, pasaba algo muy importante. Algo estaba cambiando y poniendo las cosas más difíciles para los dueños de pequeñas marcas.

Quien empezó hace esos 7 años, si tuvo un buen contenido, tuvo muchas posibilidades de ser medianamente conocido. Quien empezo 5 años atrás empezó a tenerlo realmente complicado.

Porque ya no era suficiente con unos buenos contenidos, ahora habia que destacar gráficamente. Justo cuando más complicado se estaba volviendo todo. Cuando más y más gente tenía nociones de estética y se había puesto las pilas. Los blogs se parecían cada vez más unos a otros. Todos habían aprendido a usar programas de diseño para hacer sus pinitos. ¿Pero cómo hacerse ver?


Los que llegan con la lección aprendida tienen ventaja

Hace ya como 4 años tuve una clienta wedding planner, llevaba muchos muchos años en su negocio y estaba entre la fatiga y la preocupación. No podía pararse a mejorar sus materiales gráficos para estar a la altura, porque tenía mucho trabajo. Pero necesitaba a todas luces parar, y pensar su estrategia, cambiar precios, rediseñar. Ella estaba un poco disgustada porque en aquel momento en medio de la nueva generación de wedding planners habían unas pocas elegidas que llevando 6 meses en el mercado sonaban y sonaban por todas partes. Habían llegado con toda la artillería de marketing aprendida. En vez de lanzarse a la piscina a darse codazos, observaron primero y actuaron después.

Justamente: esa era la mejor opción. En medio de aquel mar de diseños y negocios de moda, la única opción que se alzaba para ser visto, era la parar. Olvidar esa marabunta.
Mirar adentro. Conocerse, escucharse, entenderse, saber qué es lo que hay de especial en nuestra marca. Qué es lo que solo nosotras hacemos como solo nosotras mismas podemos hacer. Saber qué clientes estarían felices con nuestra manera de trabajar. Saber con quien trabajamos súper bien. Con quien no queremos seguir trabajando.

Y cuando lleguemos allí, a ese punto creemos una imagen gráfica que respire ese espíritu que somos. Así, en ese orden. Primero pienso, luego diseño.

Como ves, nada de esto tiene que ver con mirar al exterior. Al contrario. La respuesta a lo que somos no esta ahi fuera y no podemos pescarlo de lo que tooodos están haciendo.

El follón gráfico que hay ahi fuera, pasa de abrumador a divertido cuando te sientes segura y sales a inspirarte conociéndote primero.


Pero lo normal es estar más que perdido

Lo normal es que si tienes una marca, hagas lo que todos hacemos, es decir mirar mucho internet, ver redes sociales, -en concreto jartarnos de Instagram- cotillear a la competencia…

Estoy segura que te encantaría que tu marca tuviera una imagen tan chula como la de fulanita, o más genéricamente como las de esas personas a las que les va tan bien (que se han currado ese trabajo interior)

Lo malo es que la estética, lo bonito, lo estiloso que lo invade todo, nos ilusiona, pero también puede crear en nosotras una sensación de distancia insalvable entre lo que solo algunos pueden lucir. Y verlo como algo inalcanzable, cosa de otros más afortunados, modernos, cool o guays.

Hace dos años creé un curso de marca personal que pretendía ser una guía en este trayecto. Pero sentía que necesitaba reforzar la primera parte, la del autoconocimiento. Por eso, cuando el año pasado conocí a Arantxa Isidoro que se dedica desde hace 10 años precisamente a branding y comunicación, quise proponerle hacer el bloque de marketing de este curso y ofrecer este año mi curso online Diseño de Marca Personal en una edición ampliada.

Hoy presento una bonita página con toda la información y te adelanto que el periodo de compra se inicia hoy y llegará hasta el próximo domingo.

Ven a ver lo que he preparado

¿Necesitas poner orden y conocerte, crear la imagen de tu marca y sentirte orgullosa de ella para defenderla como merece?
Creo que este curso es una oportunidad para aprender y al mismo tiempo sentirte acompañada en este proceso, tan emocionante y bonito como necesario.

¿Te veo allí?

Entra esta página y lee todo lo que tenemos preparado para ti.

¿TE HA GUSTADO EL POST? ME ENCANTARÁ QUE LO COMPARTAS
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Apúntate a Meisi Club.
Diseño cada día por 10/€ mes

Meisi Club es un servicio de suscripción mensual en el que podrás acceder a videotutoriales y podrás permanecer el tiempo que quieras.

No Comments

Post A Comment